1.- Conócete:

El autoconocimiento tiene muchas ventajas, entre ellas, podremos tomar mejores decisiones en el ámbito personal y laboral, ya que sabremos las ventajas y desventajas que tendremos al elegir una, en base a nuestras fortalezas y debilidades, asimismo, sabremos manejar mejor nuestras relaciones interpersonales ya que sabremos cómo vamos a reaccionar frente a los conflictos inevitables.

“Sólo sabiendo quiénes somos podremos empezar a ser mejores para nosotros mismos y para los demás”. Jorge Bucay.

Existen muchas herramientas que ayudan a conocernos. Para descubrir nuestra personalidad hace falta conocer nuestro temperamento y nuestro carácter, el primero viene en nuestro código genético, entonces investigar nuestro árbol genealógico podría darnos pistas del por qué somos como somos, en cuanto al segundo, este se forma mediante el entorno en el que hemos vivido, influenciado por la familia, la educación, la sociedad donde crecimos, entre otros aspectos que forjan nuestro carácter. Conocer nuestra historia, preguntarnos quienes somos y hacerles la misma pregunta a los que nos rodean, ayudará a conocernos mejor.

2.- Elabora una estrategia personal

La estrategia no sólo debe ser un tema empresarial, sino también un tema personal. Generar una estrategia personal nos permitirá saber dónde estamos a dónde queremos ir. Responder a preguntas como ¿qué servicios profesionales ofrezco?, ¿en qué sector o sectores del mercado participo?, ¿por qué me elegirían a mí y no a otro profesional?, ¿cuales son mis expectativas salariales?, ¿qué debo de hacer para alcanzar mis objetivos profesionales? ¿cuales serán las etapas para alcanzarlos? estas y otras preguntas son clave para trabajar nuestra empleabilidad para el hoy y para el mañana.

3.- Diferénciate

En el mercado laboral existen muchos profesionales con características similares las nosotras, por ejemplo, con la misma profesión, con los mismos estudios, con experiencias laborales similares y en los rubros iguales o similares en el que me desenvuelvo. Sabiendo esto, tendría que hacerme la pregunta ¿Qué debo hacer para que me elijan a mí y no a otro profesional con características similares a las mías? Si no ofrezco algo diferente que dé valor a un potencial empleador, la única diferencia (lamentablemente) será el salario. Es por eso que trabajar en ser únicos, marcará la diferencia.

4.- Especialízate

Si ya tenemos definida nuestra estrategia y sabemos nuestro valor diferencial, debemos dar un paso más para especializarnos y tratar de ser referentes en nuestro campo. La idea es que nos busquen por lo que sabemos y hacemos bien. Si por ejemplo, un profesional dedicado a la medicina, se especializa en un tipo específico de enfermedad, tratará de conocer todo sobre dicha enfermedad, leerá libros y artículos, irá a congresos, investigará y pondrá en práctica todas estas acciones, tanto en el ámbito clínico como académico, tratará a pacientes con esa enfermedad, escribirá artículos sobre sus intervenciones, dará a conocer al mundo de la medicina sus descubrimientos y, muy probablemente, las clínicas y hospitales lo busquen para trabajar con él y si es un tema de interés general lo entrevistarán en medios y así se convertirá en un referente en su campo y su opinión será relevante cuando se hable sobre aquella enfermedad.

Lo mismo pasa en cualquier profesión, uno puede ir especializándose de manera gradual en cualquier campo y así podrá ser tan relevante en su campo, tanto como su nivel de especialización lo permita.

5.- Hazte ver

Si trabajamos en todos los puntos anteriores, pero no somos visibles, será prácticamente imposible que nos ubiquen y contraten. Para eso, hoy existen herramientas que nos permiten trascender con mayor facilidad y mostrar nuestras virtudes fuera de nuestro entorno cercano.

Cuando se habla de visibilidad desde el punto de vista de la empleabilidad, se está hablando de la capacidad de un profesional de llegar a ser visto y conocido por el mayor número de potenciales empleadores, particularmente de aquellas empresas que forman parte de sus empresas objetivo. El concepto de visibilidad, en relación con el posicionamiento profesional, se puede relacionar con el de «encontrabilidad» o findability utilizado en marketing. Ser visible está relacionado a varios factores como la reputación profesional, la imagen personal, la experiencia profesional, los estudios académicos, los valores personales, entre otros aspectos, que impactan directamente la visibilidad ya sea en mayor o menor medida y también negativa o positivamente.

Una de las herramientas más potentes para potenciar la empleabilidad mediante la visibilidad es LinkedIn, una red social profesional, enfocada no solo a mostrar tu experiencia profesional compartiendo tus estudios y experiencia profesional a manera de un CV virtual, sino que te permite compartir información relevante en tu campo e interactuar con otros profesionales. En mi caso, esta red hizo potenciar mi marca personal exponencialmente y por supuesto mi empleabilidad, ¿cómo? compartiendo temas de interés profesional relacionados a mi ámbito de acción relacionados a recursos humanos y empleabilidad. Hoy en día alrededor de 50 mil profesionales siguen mis publicaciones y continuamente me llaman de medios periodísticos y académicos cuando quieren consultar temas relacionados a mi perfil profesional.

¿Quieres potenciar tu marca personal y ser más empleable? Te invito a ver el Taller de “Empleabilidad y Marketing Personal” Regístrate haciendo click en la imagen y recibirás el acceso gratuito a la grabación del taller

http://cutt.ly/TallerEmpleabilidad